Sobre nosotras...

SUSANA, EDNA Y CLÍO, MADRE,ABUELITA E HIJA

Juntas iniciamos este proyecto el 2017, ambas no éramos del rubro, ambas ingenieras, así que tuvimos que empezar a estudiar e investigar sobre el mundo del helado artesanal. Encontramos la escuela Mundo Helado, en Argentina, y nos fuimos a hacer el curso, en unos fríos días de abril. Ahí aprendimos todas las técnicas culinarias necesarias para poder iniciar esta nueva experiencia helada. Luego vendría meses de ensayar, testeos, momentos maravillosos junto a todos aquellos que nos apoyaron en estas actividades.

 

Nuestra empresa es 100% familiar, hoy en día trabajamos ambas con la ayuda de nuestra Edna que es la mamá de Susana y abuela de Clío, juntamos 3 generaciones donde cada una entrega sus conocimientos en relación a sus experiencias culinarias, de sabor y calidad.

Uno de los sellos que quisimos mantener fue el hacer un proyecto donde nuestros helados siempre fueran, naturales y frescos, sin colorante, ni saborizantes artificiales, y tampoco con bases pre listas. Es decir, darle "ese toque casero", rico, sabroso que encuentras en las comidas de las abuelitas, por eso el nombre Laura Parry, la que es nuestra mamá, abuela y bisa-abuela.

Solo proveedores chilenos de la fruta, azúcar, leche y crema. 

Usamos únicamente pastas como pistacho, avellana, vainilla, menta chips; cuestan un poco más elaborar el helado, pero los vale. La leche asada,  harina tostada y hasta el cookies and cream, las elaboramos enteramente, paso a paso para llegar y mantener los sabores originales.

Actualmente tenemos 3 líneas, uno es A la crema, Al agua y Sin lactosa. De a poco nos hemos ido especializando en cada categoría para poder llegar a todos nuestros consumidores, que cuando lo prueban, no dejan de recordarlo y añorarlo.

Desde agosto 2020, solo Susana continua, cambiaron los escenarios y acepto el desafío, cada jueves recibe los pedidos de los clientes y los fines de semana elabora.